El Alcázar Andalusí de Madīnat Qurṭuba (Córdoba)

Texto e imágenes* de José Manuel Fuerte Espejo
Autor y editor del blog Qurtubanos

*Salvo las excepciones que se mencionan expresamente.

Alcázar andalusí de Córdoba
Plano-croquis de hipótesis del Alcázar de Córdoba.

Sigue leyendo

Federico Corriente y su contribución a los historiadores de al-Andalus

Texto e imágenes de Virginia Luque Gallegos
Historiadora y miembro de la Sociedad Española de Estudios Árabes (SEEA)

Cuando en los noventa empezábamos a estudiar árabe por nuestra cuenta, lo único que había en librerías era un ejemplar verde de gramática con una cinta de cassette así como un libro gordo de Petete, el clásico diccionario Árabe-Español que si no se tenía la pericia suficiente de búsqueda llegaba a ser casi incomprensible.

Matriculados ya en clases oficiales, aquel diccionario del gurú y catedrático de lengua árabe, Federico Corriente era el summum para hallar numerosos sinónimos y aquella gramática con cinta magnetofónica resultaba francamente difícil para los principiantes.

Desde entonces, en cada biblioteca personal de cualquier arabista y de aprendices eternos de lengua árabe siempre conservamos con cariño ese tochazo de diccionario apodado familiarmente cómo “El Corriente” que de corriente, o sea de común o simple, precisamente no tenía nada.

De hecho tanto la edición de árabe-español y español-árabe podía encontrarse en cualquier país árabe incluso revendido en zocos, cual tesoro del moro, porque su precio en librerías no era muy asequible. Aquel diccionario tuvo numerosas reimpresiones desde 1970. En la que conservo de 1991 se aprecia todavía la era mecanográfica como una reliquia de la meticulosidad del gran número de horas y estudio que D. Federico emplearía en ella.

1.diccionarios corriente
Diccionario de Árabe-Español, Español-Árabe de F. Corriente.

Sigue leyendo

La hidráulica de origen andalusí de Coín (Ḏakwān)

Texto y fotografías de Antonio Ordóñez Frías.
Doctor en Historia Medieval.

La villa de Coín (Málaga), la antigua Ḏakwān andalusí, fue durante el Bajo Medievo una pequeña medina con una extraordinaria riqueza en agricultura de irrigación que superaba las 426 fanegas cuando se produjo la conquista castellana en 1485 y que tenía como principal suministro hídrico las aguas del río Nacimiento. Esta trama se mantuvo durante los periodos moderno y contemporáneo sufriendo sucesivas ampliaciones. En la actualidad constituye todavía un importante legado en grave peligro de desaparición si no se toman medidas urgentes para preservarlo.

Acequia de la Bola
Acequia de la Bola

Las dos primeras imágenes muestran las acequias de la Bola y del Chopo, ramales secundarios de la acequia de río Alamino, principal canal que regaba las huertas de Ḏakwān. Podemos observar como para realizar este tramo de la Bola se tuvo que cortar el travertino hasta dos metros y medio.

Acequia del Chopo
Acequia del Chopo

La tercera imagen corresponde con la acequia del Olivar que perteneció a la alquería de Pereila, absorbida por la villa de Coín tras la conquista del territorio. Se aprecia como este sector discurre por un paleocauce.

Acequia del Olivar
Acequia del Olivar

Reseña histórica de ‘La conquista del Reino de Granada por los Reyes Católicos según los cronistas árabes’

Prólogo, selección de textos y notas 1, 3, 5, 7, 8, 9, 10, 12 y 13 de Germán Cano López.
Investigador del Patronato de la Alhambra y el Generalife de Granada en 2013 y 2014.
Colaborador del Laboratorio de Arqueología y Arquitectura de la ciudad (EEA) (CSIC) de Granada en 2014.
Fotografías de © Rafael Galán García

La Alhambra, Granada
La Alhambra, Granada

Prólogo: los últimos años. De 1489 a 1492.

En uno de mis últimos viajes a Granada, David Santa Isabel, buen amigo que corregenta la librería Bakakai, me contó que tenía un libro que seguramente me podría interesar: era la edición facsímil editada en 1986 del libro Reseña histórica de la conquista del reino de Granada por los Reyes Católicos según los cronistas árabes de Leopoldo de Eguilaz Yanguas, catedrático de la Universidad de Granada, publicado originalmente en esa misma ciudad por la tipografía Hospital de Santa Ana en 1894.

El trabajo de Leopoldo de Eguilaz es un riguroso punto de partida para investigar las crónicas árabes que ya se empezaban a conocer en el siglo xix basadas fundamentalmente en los fragmentos contenidos en las Analectas sobre la historia y literatura de los árabes en España de Almaccari [1] y en otra importante fuente sobre la dinastía nazarí como un manuscrito anónimo de El Escorial conocido como Narraciones de la época sobre la extinción de la dinastía nazarita.[2]

A partir del extenso y riguroso trabajo de Leopoldo de Eguilaz Yanguas he elaborado un breve resumen cronológico sobre algunos aspectos del relato de los últimos tres años de la toma de Granada: algunos son totalmente inéditos y otros conocidos, pero poco divulgados, remitiéndome en todos ellos a ambas reseñas históricas.[3]

Los testimonios inéditos son sumamente rigurosos y clarificadores y quisiera hacer mención especial de algunas noticias. Una narra el momento en que los notables de Granada indican a Boabdil los efectos de la hambruna que estaba padeciendo el pueblo a consecuencia del asedio cristiano, siendo la respuesta de este: resolved lo que os parezca y tomad el partido que convenga más a vuestra salud, momento a partir del que se formó una comisión para comenzar la negociación de las Capitulaciones.

Otro apartado —en mi opinión poco estudiado y divulgado— es una cláusula de las Capitulaciones que dice: el señor de Roma (Papa) garantizaría con su firma la capitulación, con otras condiciones semejantes que se omiten en gracia de la brevedad. [4]

Otra disposición —conocida pero poco divulgada—[5] es la cantidad de musulmanes que fueron nombrados por los Reyes Católicos en prácticamente todas las áreas de gobierno de la ciudad[6]. Lo mismo sucede con un valioso documento conservado en el Archivo General de Simancas: una carta autógrafa de Boabdil a los Reyes Católicos en la que acepta las capitulaciones y los pactos de entrega de la ciudad de Granada que había llevado a cabo su alcaide Abul Casim el Malih, traducido del árabe por Leopoldo de Eguilaz Yanguas. Además de estas primitivas crónicas, se conservan fuentes andalusíes muy anteriores que también fueron traducidas en el siglo xix, como la de autor anónimo Ajbār maymūa, la de Ibn al-Qūtiyya Ta´rij iftitāh al-Andalus o la importante obra del cordobés Ibn Hayyān, así como otras obras fundamentales, como la del tunecino de origen andalusí Ibn Jaldūn.[7] En todas ellas, la profusión de noticias es una característica del propio concepto árabe de historia narrada, que en ese sentido contiene más historiografía que explicación, y así es practicada por la inmensa mayoría de los historiadores árabes.

Para realizar este resumen también he consultado algunas de las crónicas cristianas que narran las vicisitudes a que estuvo sometido Boabdil por sus propios partidarios y el desenlace final de la negociación del emir nazarí y los Reyes Católicos para la entrega de Granada. Es un hecho evidente que esas narraciones históricas[8] no son muy diferentes, a los relatos andalusíes de ese periodo que aparecen en el texto estudiado y traducido por Leopoldo de Eguilaz Yanguas.

Sigue leyendo

Ronda. Casa del Gigante

Texto de Alejandro Pérez Ordóñez
Fotografías de © Rafael Galán García

Ronda. Casa del Gigante
Ronda. Casa del Gigante. Patio

En el barrio de La Ciudad, antigua medina andalusí de Ronda (Málaga), encontramos una magnífica vivienda palaciega de cronología nazarí, hoy conocida como Casa del Gigante o Casa de los Gigantes. Es un edificio de especial interés, ya que se trata del mejor ejemplo de casa-palacio nazarí conservada en alzado fuera de la ciudad de Granada. Su ubicación próxima a la mezquita aljama (actual Iglesia de Santa María la Mayor) nos habla de la preeminencia a nivel urbanístico que debió tener este entorno en el periodo medieval.

Sigue leyendo

Feliz Navidad y Feliz Año 2020

Fotografía de © Rafael Galán García

Ronda. Casa del Gigante
Ronda. Casa del Gigante
Con esta fotografía de un capitel de la Casa del Gigante, vivienda de cronología nazarí (siglos XIII-XV) en la medina de Ronda (Málaga), deseamos a todos los lectores, seguidores, autores y amigos de la revista digital Al-Andalus, Arqueología e Historia una
FELIZ NAVIDAD
y un feliz y próspero
AÑO NUEVO 2020
¡Muchas gracias a todos por estar ahí!

 

Granada. Patio del Palacio de Comares

Texto de Alejandro Pérez Ordóñez
Fotografías de © Rafael Galán García

Palacio de Comares
Palacio de Comares

El patio principal del palacio de Comares, en la Alhambra de Granada, también conocido como Patio de los Arrayanes o de la Alberca, es uno de los espacios más conocidos y admirados del conjunto palatino nazarí.

Sigue leyendo

Granada. Baño del Polinario o de la Mezquita de la Alhambra

Texto de Alejandro Pérez Ordóñez
Fotografías de © Rafael Galán García

Baño del Polinario
Baño del Polinario. Linterna del bayt al-maslaj con restos de yeserías

Vamos hoy con Rafael Galán y sus fotografías a conocer uno de los conjuntos de baños (hammam) de la Alhambra granadina: el llamado Baño del Polinario o de la Mezquita, en la Calle Real del conjunto monumental.

Sigue leyendo

Granada. Cuesta de los Chinos o del Rey Chico

Texto de Alejandro Pérez Ordóñez
Fotografías de © Rafael Galán García

Cuesta de los Chinos
Cuesta de los Chinos

Volvemos a pasear por Granada y su patrimonio andalusí. En esta ocasión lo hacemos por la llamada Cuesta de los Chinos o del Rey Chico, paseo urbano que recorre el espacio entre la ciudad palatina de la Alhambra y la almunia del Generalife, sirviendo a la vez de límite y conexión entre ambos conjuntos patrimoniales.

Sigue leyendo

Los Guájares. Poblado fortificado del Castillejo

El Castillejo de Los Guájares
El Castillejo de Los Guájares

Texto de Alejandro Pérez Ordóñez
Fotografías de © Rafael Galán García

En nuestra serie Viaje por al-Andalus, hoy nos trasladamos hasta las tierras granadinas del Bajo Guadalfeo, entre cuyas sierras vamos a encontrar el yacimiento del Castillejo, en el término municipal de Los Guájares (Granada). Se trata de un pequeño asentamiento rural amurallado, cuya fase principal de ocupación corresponde al siglo XIII.

Sigue leyendo