Benahavís. Castillo de Montemayor

Fotografías de © Rafael Galán García

Castillo de Montemayor
Castillo de Montemayor. Al fondo, la Sierra Palmitera, una de las estribaciones de Sierra Bermeja, con las cumbres del Encinetas (1473 m) y el Castillejo de los Negros (1372 m, atalaya andalusí).

El municipio de Benahavís se sitúa en el piedemonte costero de la Serranía de Ronda, formando parte de la gran conurbación turística de la Costa del Sol, en el Occidente malagueño. Su término municipal incluye una gran extensión del macizo de Sierra Bermeja, enorme afloramiento de un tipo de rocas llamadas peridotitas de las cuales es uno de los mejores exponentes a nivel mundial, con unos singulares valores ecológicos que la convierten en candidata a ser declarada Parque Nacional, como viene defendiendo una plataforma científica y ciudadana desde hace una década. También presenta diversos yacimientos arqueológicos, entre ellos varias alquerías andalusíes (en esta página ya presentamos la de La Romera) y sobre todo el Castillo de Montemayor, que recorremos hoy, como siempre de la mano del arqueólogo Alejandro Pérez Ordóñez y el fotógrafo Rafael Galán García.

Castillo de Montemayor
Castillo de Montemayor. Estructuras en la cumbre, construidas con la roca caliza que forma el sustrato natural.
Castillo de Montemayor
Castillo de Montemayor. Uno de los cubos, con una peculiar coloración rojiza.

Desde el casco urbano de Benahavís se puede llegar hasta la fortaleza a través de una ruta señalizada, primero por caminos asfaltados de acceso a urbanizaciones, y finalmente por un carril hasta la vista de los muros y torres, a los que terminaremos de aproximarnos por un sendero bien marcado en la vertiente norte del puntiagudo monte donde se asienta la construcción, que alcanza los 579 m de altitud. El abrupto perfil de esta montaña, con una característica forma piramidal, es visible desde grandes distancias, lo cual nos indica el alto grado de protección del que gozó la fortificación y su emplazamiento preeminente para vigilar amplias extensiones a su alrededor. Se sitúa en la divisoria entre los ríos Guadalmansa (al Oeste) y Guadalmina (al Este).

Castillo de Montemayor
Castillo de Montemayor. Paramentos del segundo recinto defensivo.
Castillo de Montemayor
Castillo de Montemayor. Cubo en el segundo recinto amurallado.
Castillo de Montemayor
Castillo de Montemayor. Detalle de paramentos aparejados en mampostería.

El castillo tuvo hasta tres recintos amurallados concéntricos, siendo los dos más internos los que mejor se conservan. Las murallas, construidas íntegramente en mampostería, están jalonadas por pequeñas torres y cubos prismáticos, a las que se añaden dos que fueron transformadas en semicilíndricas por añadidos posteriores y otra de planta trapezoidal.

Castillo de Montemayor
Castillo de Montemayor. Vistas hacia la Sierra Blanca de Marbella.
Castillo de Montemayor
Alejandro Pérez Ordóñez en el castillo de Montemayor. Al fondo, la costa de Estepona, el Estrecho y el Peñón de Gibraltar.

Destaca en su interior la presencia de tres aljibes, parcialmente conservados, que resultarían fundamentales para garantizar las reservas de agua. Destaca en ellos su revestimiento hidráulico interior teñido de almagra, con refuerzos en los ángulos, y en uno de ellos el arranque de la bóveda de cañón que lo cubriría.

Castillo de Montemayor
Castillo de Montemayor. Murallas del segundo recinto, con la Sierra Blanca de Marbella al fondo.
Castillo de Montemayor
Castillo de Montemayor. Uno de los aljibes, que conserva el arranque de la bóveda.
Castillo de Montemayor
Castillo de Montemayor. Detalle del revestimiento interno de uno de los aljibes.

Las primeras referencias en fuentes escritas son las dadas por Ibn Hayyan en al-Muqtabis V (siglo X), quien cita este castillo entre los que controló Umar ibn Hafsun, siendo por tanto un núcleo de resistencia mozárabe, lo cual vendría reforzado por su topónimo latino que aparece en los textos árabes de la época como Munt Mayur, de modo que es posible su existencia ya desde el periodo emiral o incluso más antigua (en el yacimiento se han encontrado monedas romanas de las cecas de Gades y Carteia). También en el siglo X, Al-Razi, en la llamada Crónica del Moro Rasis (Ajbar Muluk al-Andalus), afirma que es el “castillo más fuerte y más alto de cuantos hay en el término de Rayya” [refiriéndose a la cora que ocupó parte de la actual provincia de Málaga, excepto la zona de la Serranía de Ronda, que formaba la de Takurunna, siendo esta fortaleza limítrofe entre ambas].

Castillo de Montemayor
Castillo de Montemayor. Área interior del segundo recinto defensivo.

Castillo de Montemayor
Alejandro Pérez Ordóñez en el castillo de Montemayor. Vistas hacia Benahavís.

La fortaleza también jugó un importante papel en las luchas entre las taifas idrisí de Málaga y hamudí de Algeciras, en el siglo XI. Ya en época nazarí, Ibn al-Jatib en su Al-Ihata fi Ajbar Garnata afirma que un importante poeta y visir hamudí fue enterrado en el “Hisn al-Ward [quizás la alquería de La Romera], que está junto a Hisn Munt Mayur”.

Castillo de Montemayor
Castillo de Montemayor. Primer recinto defensivo, con el vértice geodésico que marca la cumbre (579 msnm).
Castillo de Montemayor
Castillo de Montemayor. Torres del primer recinto.
Castillo de Montemayor
Castillo de Montemayor. Paramentos del primer recinto.

Hay testimonio de la explotación de minas de rubíes en el entorno de Montemayor, según el anónimo Dikr Bilad al-Andalus, fuente magrebí del siglo XIV: “En Montemayor de la cora de Málaga se halla el rubí, aunque es de pequeño volumen”.

Castillo de Montemayor
Castillo de Montemayor. Fuerte pendiente bajo el primer recinto.
Castillo de Montemayor
Castillo de Montemayor. Vistas hacia Benahavís, y al fondo las sierras Palmitera, Real y Blanca.

Tenía comunicación visual directa con otros puntos de vigilancia y defensa en esta zona costera, como la atalaya del Castillejo de los Negros (en la Sierra Palmitera, que bordea la carretera de Ronda a San Pedro de Alcántara) o el Castillo del Nicio, en las cercanías de Estepona. Además, se ve perfectamente el Estrecho de Gibraltar con las costas norteafricanas.

Castillo de Montemayor
Castillo de Montemayor. Interior de otro aljibe.
Castillo de Montemayor
Castillo de Montemayor. Estructuras del primer recinto en la cumbre del cerro.
Castillo de Montemayor
Castillo de Montemayor. Paramentos del primer recinto.

En los alrededores, además, existían numerosas alquerías de la Tierra de Marbella, como Tramores, Almachar, Arboto, Daidín, Benamorís, Leonera, Esteril, Campanillas, Cortes, La Romera y Benahavís. Muchas de ellas quedaron despobladas tras las incursiones castellanas durante la Guerra de Granada, pero algunas, como Benahavís, se consolidaron en torno a sus torres y fortificaciones, y se han mantenido como pueblos hasta nuestros días.

Castillo de Montemayor
Castillo de Montemayor. Detalle de paramentos en mampostería.
Castillo de Montemayor
Castillo de Montemayor. Vistas hacia Estepona y el Estrecho de Gibraltar, así como el macizo de Sierra Bermeja.

Montemayor funcionó como elemento defensivo y de vigilancia de todo este entorno de poblamiento rural andalusí desde los siglos VIII-X hasta su rendición a los castellanos, que se produjo en 1485 tras la caída de las ciudades de Ronda y Marbella en manos cristianas. Desde entonces, se despobló definitivamente, si bien fue utilizado como refugio defensivo por los moriscos de la zona de Sierra Bermeja que se sublevaron en 1568, y ya en el siglo XIX, con la Guerra de la Independencia frente a las tropas napoleónicas, volvió a cobrar valor militar.

Benahavís. Torre y alquería de la Romera

Fotografías de © Rafael Galán García

Torre de la Romera, Benahavís (Málaga)
Torre de la Romera, Benahavís (Málaga)

En la zona suroccidental de la provincia de Málaga, entre la Serranía de Ronda y la Costa del Sol, se encuentra el actual municipio de Benahavís. Su término, próximo al mar, es muy amplio y montañoso, y aunque parcialmente amenazado por el expansionismo urbanista de la gran conurbación turística malagueña, es rico en paisajes y lugares del mayor valor ecológico, formando parte del macizo montañoso de Sierra Bermeja, y asimismo posee numerosos yacimientos de diversas épocas históricas, entre ellas la andalusí. Hoy, Rafael Galán García y Alejandro Pérez Ordóñez se desplazan hasta una de las alquerías andalusíes que existieron en este territorio, que identificamos sobre todo por los restos de la Torre de la Romera.

Torre de la Romera, Benahavís (Málaga)
Torre de la Romera, Benahavís (Málaga)
Torre de la Romera, Benahavís (Málaga)
Torre de la Romera, Benahavís (Málaga)

Accedemos al lugar a través de caminos rurales, desde el casco urbano de Benahavís o urbanizaciones de los alrededores. La torre y su alquería asociada se encuentran a los pies de una abrupta elevación conocida como Montemayor, en cuya cumbre existe una fortaleza medieval, destinada a la vigilancia y protección de todas estas tierras.

Torre de la Romera, Benahavís (Málaga)
Torre de la Romera, Benahavís (Málaga)
Torre de la Romera, Benahavís (Málaga)
Torre de la Romera, Benahavís (Málaga)

La alquería se ha querido identificar con la citada en las fuentes como al-Ward, o bien con la de Mawrur o Morón. En todo caso, el yacimiento se puede datar entre los siglos XII y XIV por las cerámicas que se observan en superficie. Cerca de la torre aún existe una fuente de agua que debió servir para abastecer a los pobladores de la zona. Los habitantes de la alquería se dedicarían a la agricultura y la ganadería, pero también se trabajaban la seda y el lino, como en otras zonas rurales del Reino de Granada, por ejemplo La Alpujarra.

Torre de la Romera, Benahavís (Málaga)
Torre de la Romera, Benahavís (Málaga)
Torre de la Romera, Benahavís (Málaga)
Torre de la Romera, Benahavís (Málaga)

En el siglo XV, la alquería sufrió el ataque de un grupo de corsarios portugueses que cruzaron el Estrecho de Gibraltar desde Ceuta, teniendo como consecuencia la muerte de más de 50 pobladores y el saqueo de todas las reservas de lino.

Torre de la Romera, Benahavís (Málaga)
Torre de la Romera, Benahavís (Málaga)
Torre de la Romera, Benahavís (Málaga)
Torre de la Romera, Benahavís (Málaga)

La torre aparece adosada a una abrupta pared rocosa. Los muros, de más de un metro de anchura, son de mampostería y sillarejo. El ladrillo se emplea en el arco y jambas de la puerta de acceso. Debió tener al menos dos plantas, de las que se conserva sólo una. El interior se distribuye en dos habitaciones con bóvedas de cañón, una mayor, con unas dimensiones de 4,2 x 2,5 m, y la otra muy estrecha, de sólo 3 x 1 m. Se comunican por un amplio vano con arco escarzano de lajas de piedra escuadradas.

Torre de la Romera, Benahavís (Málaga)
Torre de la Romera, Benahavís (Málaga)
Torre de la Romera, Benahavís (Málaga)
Torre de la Romera, Benahavís (Málaga)

Las bóvedas conservan la impronta del cañizo que se usó como cimbra o molde para su construcción. Ambas presentan grandes grietas en toda su longitud, lo que indica que se están abriendo. Desde la habitación más estrecha, en el ángulo noroeste del edificio, parte el arranque de una escalera que daría acceso al piso superior, hoy desaparecido.

Torre de la Romera, Benahavís (Málaga)
Torre de la Romera, Benahavís (Málaga)
Torre de la Romera, Benahavís (Málaga)
Torre de la Romera, Benahavís (Málaga)

La torre se encuentra hoy, como se puede apreciar, en mal estado de conservación, rodeada de vegetación invasora que con sus raíces deteriora progresivamente sus muros y va acelerando el proceso de ruina.

Torre de la Romera, Benahavís (Málaga)
Torre de la Romera, Benahavís (Málaga)
Torre de la Romera, Benahavís (Málaga)
Torre de la Romera, Benahavís (Málaga)

Se puede recabar más información en el estudio histórico-arqueológico de la torre realizado por Carlos Gozalbes y publicado en la revista Cilniana:

GOZALBES CRAVIOTO, Carlos: “La torre medieval de La Romera (Benahavís)”. Cilniana, 15 (2002), pp. 45-54.
https://dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/3228924.pdf

Torre de la Romera, Benahavís (Málaga)
Torre de la Romera, Benahavís (Málaga)
Torre de la Romera, Benahavís (Málaga)
Torre de la Romera, Benahavís (Málaga)

Córdoba. Noria y Molino de la Albolafia

Fotografías de © Rafael Galán García

Noria y Molino de la Albolafia
Noria y Molino de la Albolafia

Uno de los elementos singulares que se concentran en el área monumental cordobesa próxima a la mezquita Omeya y el puente sobre el Guadalquivir es una gran noria o rueda hidráulica, integrante de los restos del Molino de la Albolafia, de origen medieval, junto a varios más que se sitúan en esta zona del cauce fluvial, en los llamados Sotos de la Albolafia. La imagen de la noria es tan icónica que incluso forma parte del escudo de la ciudad de Córdoba.

Sigue leyendo

Tarifa. Castillo de Guzmán el Bueno

Fotografías de © Rafael Galán García

Castillo de Tarifa
Castillo de Tarifa. Al fondo, la costa de Marruecos.

Tarifa (Cádiz) ocupa un lugar destacado en la historia de al-Andalus por su situación en el Estrecho de Gibraltar, por donde en 711 se produjo la llegada de tropas musulmanas a la península Ibérica. En otra entrada hemos mostrado las murallas de esta ciudad, la más meridional de Europa, y hoy conoceremos la principal fortaleza tarifeña, conocida como Castillo de Guzmán el Bueno. Como siempre, gracias a las fotografías de Rafael Galán.

Sigue leyendo

Ronda. Alminar de San Sebastián

Fotografías de © Rafael Galán García

Ronda. Alminar de San Sebastián
Ronda. Alminar de San Sebastián

Hoy nos detenemos en Ronda (Málaga) frente a este alminar, que fue utilizado como campanario de la desaparecida iglesia de San Sebastián. El objetivo de Rafael Galán nos permite apreciar algunos detalles de esta construcción.

Sigue leyendo

Tarifa. Murallas

Fotografías de © Rafael Galán García

Murallas de Tarifa
Murallas de Tarifa

Tarifa (Cádiz) es la ciudad más meridional del continente europeo. Desde esta localidad del Estrecho de Gibraltar las costas norteafricanas parecen poder tocarse con la mano, pues apenas unos 14 kilómetros de agua separan y unen ambos mundos.

Sigue leyendo

Córdoba. La Sinagoga

Fotografías de © Rafael Galán García

Sinagoga de Córdoba
Sinagoga de Córdoba. Muro occidental.

Continuamos viajando en busca del patrimonio andalusí, y hoy nos vamos hasta Córdoba de nuevo, para visitar su Sinagoga.

Sigue leyendo